Storytime: Mi experiencia como vendedora en la librería Fnac

¡Hola Gatos Negros!

Hoy os traigo una nueva sección llamada storytime en el que os quiero contar cosas relacionadas conmigo y la literatura. He visto este tipo de entradas/videos últimamente y me han gustado tanto que aquí estoy escribiendo el post. Para comenzar os quiero hablar de mi experiencia como vendedora de libros en el Fnac de San Sebastián. Tuve la oportunidad e trabajar allí durante un mes en las navidades de año pasado como refuerzo.

Para mí fue toda una alegría conseguir un trabajo relacionado con los libros, además en un lugar que conocía tan bien. Me he pasado muchas horas deambulando sola o con amigas en el Fnac., así que me sabía al dedillo donde estaban las cosas y siempre me había imaginado con el chaleco amarillo y negro.

¿Como fue trabajar allí? La verdad es que estuvo bastante bien, mis compañeros eran muy majos, por lo menos los de la librería que era con los que más estaba. Para ser una empresa grande había un buen rollo e incluso tratamos postres para festejar las fiesta. Sí que era raro porque todos se conocían de años,  yo me sentía un poco pez entre ellos pero me acogieron bien.

En cuanto al trabajo, me divertí como una enana entre libros. Me daba igual en qué sección estar aunque era en juvenil donde me encontraba en mi salsa. Por suerte, como a mi hermana le gusta todo tipo de libros, no tenía problemas para recomendar ya que algunos me sonaban. También es cierto que al ser navidades, fue bastante duro. Sobretodo uno o dos días antes de Reyes Magos u Olentzero. Entonces la cantidad de trabajo era tanta que a veces era una locura ver la cola que se formaba en un momento.

Asimismo, para trabajar en atención al publico tienes que tener mucha paciencia, porque te puede pasar cosas inverosímiles. Por ejemplo,una mujer se enfado conmigo porque no le quise envolver un libro para regalo cuando tenía una cola enorme detrás de ella. Yo le di uno de esos sobre para poder meterlo ella y unas pegatinas. Pero ella me comentó indignada que a ver si no se lo iba envolver. También era gracioso cuando te venía una persona preguntado para un libro y tú le decías que no lo teníamos pero que se podía pedir para X fechas, en ese momento, el comprador decía que lo quería para el día siguiente. Eso me pasó muchísimas veces y la gente no entendía que había una logística  detrás y que se necesitaba tiempo. Y eso que en navidades había camión todos los días.

También me pasa lo típico de que una persona te pregunta por un libro de x genero que tiene la portada azul, por ejemplo, y tú tenías que andar averiguando cuál era. En esos casos, siempre echabas mano de un compañero para ver si se nos encendía la bombilla correcta.

En mi caso, la experiencia fue genial y sé que de verdad me gustaría desarrollar mi carrera profesional como vendedora de libros. Tuve bastante suerte con esta oportunidad, porque no siempre es una maravilla trabajar en una librería. Tiene que ver mucho con los compañeros que tengas, cómo os trate la empresa y la gente que os toque mientras trabajáis. A veces, eso puede empañar tu pasión por los libros y crear un ambiente desagradable.

Espero que os haya gustado el post. ¿Querríais más post como estos? Si es así por favor, dejadme un mensaje para saberlo. Me alegraría mucho tener vuestro feedback.

Como siempre digo…

¡Hasta el próximo post Gatos Negros!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.